La pobreza como problema y solución

Llámame, si quieres, resentido social, pero tengo una serie de datos en mi mente que me recuerdan constantemente que LOS PAÍSES RICOS:

  1. Nos colonizaron
  2. Nos empobrecieron
  3. Nos impusieron la lengua
  4. Nos impusieron la religión (soy creyente, pero historia es historia)
  5. Financiaron nuestras guerras fratricidas
  6. Ponen los precios a nuestras materias primas
  7. Hacen sus mineras en nuestros territorios
  8. Los gobiernos de nuestros paisitos son títeres, repiten el mismo patrón
  9. Etc., etc. etc….

Se nos ha hecho creer que tenemos el derecho (y la posibilidad) de ser ricos como ellos, que el desarrollo es lo mejor que nos puede pasar (desarrollo según sus modelos económicos). Nos dicen subdesarrollados o en vías de desarrollo. Después que se llevaron las riquezas de sus “colonias” quiren condicionar el apoyo (migajas de solidaridad) en nombre de una democracia absoluta que solo funciona para mantener el sistema Neo-Capitalista-Liberal-Salvaje-y-Democrático para el hombre blanco, rico y protestante.

Bien, después de esta contextualización visceral pasemos a lo que me interesa.

La pobreza es mala

La pobreza es una condición económica y social en la cual se evidencia la carencia de los recursos básicos (según las mediciones de los países ricos). En ellas se nota la deficiencia en alimentación, educación, vestido, vivienda, transporte, etc.

La pobreza y la miseria no son naturales. No se nace pobre porque soy de X lugar. Se es pobre porque alguien es rico (Riqueza-pobreza, arriba-abajo, bueno-malo: pensamiento dialéctico). La pobreza y sobre todo la miseria, mucho tienen que ver con la injusticia. Es posible que haya ricos buenos, pero lo que sí es cierto, que ninguna pobreza es casualidad. Para entenderla hay que revisar un poco la historia de las civilizaciones. De cómo se pasó de la esclavitud al feudalismo. De cómo nacieron las burguesías y cómo la base social quedó compuesta por campesinos y artesanos pobres.

En fin, se nos ha enseñado que la pobreza es mala. Que tenemos que salir de la pobreza. Que eres libre y deberías ser rico. Que no importa lo que hagas para lograrlo. Y así llegamos a una lucha de clases entre los Ricos y los Pobres. O deberíamos decir, de la huída de los empobrecidos de su condición.

Personalmente, me estoy acercando a la consideración de que el problema no es la pobreza, sino la injusticia que genera el empobrecimiento de muchos y el enriquecimiento de pocos.

La pobreza buena (alternativa y solución)

La pobreza, sea injusta o no: no contamina, no deforesta. Milagrosamente la gente vive con menos de $2.00 al día. Estos pobres no tienen armas de destrucción masiva. No invaden países. Prácticamente no hacen mal a nadie. En cambio, hay la riqueza  contamina, deforesta, irracionalmente gasta miles de dólares al día; fabrica armas, invade países.

El problema es la injusticia, la mala distribución de la riqueza, la mala distribución de los medios de producción. El problema es la especulación, el acaparamiento. Es defender el sistema político-económico por encima del bien de las mayoría. (No sé por qué termino siempre pensando en comunismo, a saber).

Si el problema es la injusticia que empobrece, la solución debería ser una pobreza que haga justicia. Aquí encajaría bien una conversión ideológica, económica, ecológica y cultural.

Para convertirnos debemos cambiar esas ideas neoliberales y capitalistas que han cosificado a los seres humanos convirtiéndolos en números, con precio o sin valor. Dejar de buscar en todo negocio la ganancia exorbitante, la renta irracional, el capitalismo salvaje.

Debemos dejar el enriquecernos con la producción de alimentos (hambre) y de medicinas (enfermedad). Dejar el engaño de fabricar necesidades y vender basura al 2*1. Debemos producir lo esencial, lo necesario para no desperdiciar alimentos. Garantizar que en nuestro país no hay hambre antes de sacar los alimentos y enviarlos a otro lado. Debemos dejar el consumismo superficial.

Debemos cambiar nuestro modo de ver el mundo, de cómo tratamos a los demás seres humanos y a la naturaleza. Procurar el equilibrio, la armonía, la paz. Debemos tener una conciencia universal, integral, responsable.

La pobreza como opción

La pobreza como opción nos permitiría reducir el consumo y la producción de basura. Dejaríamos de producir desechos innecesarios, productos inútiles. Dejaríamos de contaminar. Salvaríamos los ríos, los bosques, la biodiversidad.

Si optamos por la sobriedad, habría alimentos para todos. Sin excesos de producción, sin especulación en los precios. Eliminaríamos el hambre en África, en Haití, en Nicaragua, Honduras y Bolivia.

Si todos fuéramos un poco más pobres y los ricos pusieran sus esfuerzos en trabajar por los últimos, en disolver las injusticias, en promover la educación, la salud y el bien común, otro mundo surgiría.

El problema no es la pobreza ni son los pobres. El problema es la injusticia socioeconómica que empobrece, margina, aliena y mata. Seamos sobrios, vivamos frugalmente. La pobreza como opción salvaría al planeta, pues la riqueza es la que lo está mantando. Había vida antes del capitalismo, antes del socialismo…

Salvemos la vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s