Hermanos Menores, instrumentos de paz

“Es para nosotros, siervos de Dios, profunda vergüenza que el obispo y el podestà se odien mutuamente y que ninguno intente crear la paz entre ellos. Y al instante, y con esta ocasión, compuso y añadió estos versos a las alabanzas sobredichas:

Loado seas, mi Señor,
por aquellos que perdonan por tu amor
y soportan enfermedad y tribulación.
Bienaventurados aquellos que las sufren en paz,
pues por ti, Altísimo, coronados serán”

San Francisco de Asís, Espejo de perfección 101.

En esta lógica franciscana, no podemos los hermanos menores, contentarnos con una de las partes sabiendo que todos son hermanos. Mucho menos congraciarnos con la victoria de unos sobre otros a costa de tanta sangre. Promover el diálogo y la concordia debe ser nuestra prioridad.

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s