Ahora que todo se está secando

Los gritos de desconsuelo y terror se oyen
por el árbol caído, el río seco y el animal muerto. 
Ahora que todo está seco gritan, lloran, aterran.
¿Dónde estaban cuando posible era detenerlo?

Ahora sí salen los indignados, vestidos de verde o ensangrentados. 
Dónde estaban hace veinte años, hace diez, hace siete. 
Dónde estaban cuando Nicaragua era "el Granero de Centroamérica", 
                                          y el dueño era el jinete. 
Cuando el monocultivo de algodón y el café se quedó en el olvido. 
Dónde, cuando la Reforma Agraria repartió a los campesinos 
                                            las tierras somocistas, 
Dónde, cuando se decidió contaminar el Xolotlán 
          con la caca de Managua, y no lo impidieron los sandinistas,
Dónde, cuando se declaró "Región Autónoma" 
y "Áreas protegidas"
y "Reservas"
y dejaron que los tomatierras, 
los mafiosos y los ecocidas 
destruyeran la tierra.

Dónde estaban los que ahora son ecologístas pero evadieron 
                              las "horas ecológicas" del bachillerato;
Dónde estaban los que ensuciaron las calles con basura, tirándola  
por las ventanas de los carros y buses, tapando desagües y manjoles...
Dónde están los que limpiando la casa 
ensucian la calle, el sanjón, el callejón. 
Dónde cuando se quiere exportar y exportar, y vender y vender, 
cuando nuestro pueblo no tiene qué comer. 

Espero que el que lea me entienda, que mis palabras se comprendan.
No es contra los comprometidos, asoliados y sudados que reclamo, 
es contra los Pilatos, que se lavan las manos. 
Y aquellos que se quieren pasar de vivos. 
Piden agua, piden protección, pero lo único que quieren 
es un curul, una silla, una mansión. 

Yo creo en la Ecología, pero en la verdadera y comprometida. 
Porque ahora que Ortega es "el enemigo del Planeta" y ecocida, 
saldrán los falsos profetas anunciando la redención. 
Ni siguiera sembraron una semilla de mamón, pero te vendieron su carbón. 

Que los árboles de luz y lata no dan vida, 
ni oxígeno, ni sombra, de eso no discuto nada. 
Pero los detractores de la extravagancia presidencial: 
cuántos árboles de verdad fueron a sembrar.

Quieren riqueza y desarrollo, 
mas no saben que eso es lo que nos tiene sin arroyos. 
Quieren lujo y confort, 
y eso es lo que nos tiene sin bosques, sin pulmón. 
Quieren comercio, exportación, 
y la sobre explotación nos tiene comiendo polvo a montón. 
Y eso no es nada: 
hay sequía, 
hay despale, 
y más le vale que el pan no falle. 

HIPÓCRITAS...

No los quiero gritando ni dando "like". 
Los quiero trabajando sin descansar. 
Hasta que los daños que hemos causado por la falsa felicidad, 
hayan retrocedido, haya justicia y haya paz.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Poesía y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s