El tipo de oposición que no funciona y la búsqueda de verdaderos líderes

Más de una vez me he encontrado con gente que dice: es que me cae mal, pero no sé porqué. Pues bien, los psicólogos pueden explicar mejor eso. Como quien dice, pasemos a lo que me interesa.

Muy de vez en cuendo te encuentras a los periodistas y a los políticos haciendo aseveraciones en contra de otro político, que está gobernando. Usualmente el tipo de comentarios están dirigidos a desprestigiar a la persona, y algunas pocas veces a lo que hace.

El problema de esa actitud es que se centra en la persona y no en los problemas reales, haciendo pensar que “todo” el problema es esa persona, como si quitándolo o quitándola se acabarán los problemas. Si hipotéticamente los problemas no se acaban con la desaparición de esa persona, entonces el problema es otro. Dicho de otro modo, sería más útil una oposición que propusiera cosas mejores que las que el “oficialismo” hace, y aunque no fueran mejores, que al menos sean concretas.

Suele suceder que mientras son de la oposición “sí saben qué hacer”, pero cuando llegan al poder “no hacen nada de lo que decían”. Entonces, viene otra pregunta: si los opositores saben qué es lo más correcto para beneficiar a la mayoría, a los más pobres, a los sin casas, sin tierras, sin salud, sin educación (jajajajajajaja) parece chiste, pero a los opositores no le importan todos estos si son de Derecha y se oponen a los de Izquierda.. Así que aquí me quedo.

La pregunta final será: los que son opositores ¿se oponen a la persona del presidente, a sus ideas, a su partido o a qué? ¿Qué harán en lugar del que está gobernando? ¿Robar más y mejor, beneficiar a los ricos de siempre, o seguir las políticas sociales del gobernante? ¿Para qué quieren llegar al poder?

Un político debe estar al servicio del pueblo y no servirse de él. Si tienes pensamiento político y quieres comprometerte políticamente con tu pueblo, piensa bien hacia dónde quieres llegar, qué quieres hacer y cómo lo vas a lograr. No te opongas solo porque “te cae mal” o “porque ya robó suficiente”. La autocrítica es necesaria para todos. Además, hay discursos “opositores” (y también oficalistas) que son una ofensa a la razón.

Recuerda que es el pueblo el que elige a sus representantes, sea como sea, de cualquier modo, debe haber algo de empatía entre los representados y el representante. Antes de ir a la calle recuerda si vas por cuenta propia y por tus propios intereses, o vas erróneamente representando a quienes no te han pedido representación. Ahora bien, si vas en nombre de un pueblo que te aclama como su libertador, no te rindas, pues la voz del pueblo, es la voz de Dios.

No basta luchar contra las injusticias, hay que concienciar al pueblo de sus males e iluminar el camino de la verdadera liberación. Un nuevo modo de gobernar ha de empezar con nuevas personas y nuevas ideas, pero no con los políticos corruptos de siempre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s