Ápice de historia y esquirlas de realidad

En los convulsionados tiempos que vivimos, parece que “Derrocar gobiernos” con marchas, protestas “pacíficas” y guarimbas está de moda. Sin embargo es necesario ir atando cabos y ver desde dónde vienen estos históricos jaloneos entre ideologías.

Cualquier persona que tenga acceso a la Historia (bibliotecas, Wiki, Google, etc.) puede constatar que en América Latina han existido muchos conflictos políticos que tienen su origen en otras tierras, sin embargo, en nuestras tierras se han vivido intensamente, dejando huellas imborrables o heridas muy abiertas.

Por mencionar algunos ejemplos: Las independencias en A. L. (aunque los libertadores y “próceres” querían) se logró gracias a los conflictos que La Corona española estaba atravesando en Europa. La colonia se volvió insostenible, aparte de las luchas y campañas que aquí se libraron, en diferentes modos y de grados muy distintos. El sistema Republicano nos viene de Francia, gracias a su revolución. Que fue dirigida por los burgueses (de los burgos: ciudades, especialmente los ricos comerciantes en contra del Rey y su monarquía). Los que comenzaron a gobernar eran los Criollos, hijos de los españoles, ricos, comerciantes, etc. Se establecieron los gobiernos liberales, que pasaron grandes conflictos con los conservadores. Pero los importantes siempre fueron los Ricos (terratenientes).

El siglo XX y la Liberación de los Pueblos. Las cosas se fueron agravando para los pobres. En 1917 triunfa la revolución Rusa (Bolchevique) que a pesar de ser al otro lado del mundo, no dejó de tener influencias en América Latina. Surgen movimientos guerrilleros en los años 20 y años 30. Movimientos que fueron prácticamente aniquilados por los dictadores militares apoyados por los Estados Unidos, que defendían sus intereses y a sus ciudadanos (y sus empresas) más allá de sus fronteras. En los años 50 y 60 surgen movimientos guerrilleros más organizados que toman como inspiración las gestas de Sandino, Farabundo y otros. (En Guatemala se logra una Revolución en el 54 que fue derrocada en el 64 gracias a ya sabemos quien). Se da la Revolución en Cuba 59, en Nicaragua 79. Cae la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en el 89 y parece que la Utopía guerrillera y socialista llegó a su fin. Los sandinistas pierden las elecciones del 90. Resurge el Capitalismo gringo con el llamado Neoliberalismo. Se privatizan las empresas del estado. Los movimientos guerrilleros pasan a la Política como Partidos Políticos y participan en las Elecciones Democráticas, pero pierden, porque la gente teme al “comunismo” que no entiende, que es ateo y que enseña a “comerse a la gente”. Al final del siglo, surge Hugo Chávez, el comandante eterno, que se alza con la victoria electoral en 1998. Trae ideas renovadas de socialismo, de integración, de solidaridad entre los pueblos de América Latina. Poco a poco, los pueblos fueron perdiendo el miedo al “socialismo” y votaron por los partidos de izquierda, o al menos, alternativos a los gobiernos corruptos y neoliberales. Venezuela, Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Chile, Nicaragua, El Salvador et alii.

La muerte de Hugo fue vista como el fin del “Socialismo del Siglo XXI” y todos los que estuvieron a favor de las sanguinarias dictaduras y en contra del llamado socialismo, ven la oportunidad de RECUPERAR LA DEMOCRACIA. Pero el modo que han elegido dista mucho de ser democrático. La violencia, la mentira, la manipulación, son los medios más usados para “derrocar” a los gobiernos electos democráticamente. Protestar es un derecho, no lo puedo negar, derrocar al dictador es un deber. Pero, ¿Cómo se puede defender la democracia yendo en su contra. ¿Por qué no esperar a las elecciones, promover un referéndum, etc.? Es decir, usar las vías que la Democracia nos ha heredado.

Los problemas del socialismo

Desde mi ignorancia atrevida veo que no se puede proponer un sistema socialista mientras la empresa privada sea la dueña del 80% de las riquezas del país. Si ellos no compran, no venden, no hay comercio, no hay alimentos, no hay papel higiénico. El gobierno no puede dar a las mayorías pobres todo lo que necesitan si solo cuenta con un presupuesto raquítico, afectado por la evasión tributaria, y tristemente corroído por la corrupción gubernamental. Sin decir el acaparamiento de los ricos de aquellos bienes que el gobierno da más baratos para los pobres. Frente a eso se puede “nacionalizar las empresas” o “promover su inversión” y garantizar que los impuestos lleguen a los que tienen que llegar.

Problemas de los manifestantes

No conozco Venezuela ni Ecuador, pero a leguas se ve, que la oposición no quiere diálogo, solo quieren “derrocar” algo que nunca apoyaron, algo en lo que no creen y algo que les está quitando su negocio de enriquecerse más y más. Se reclaman los derechos de “libertad”. Pero la libertad debe ser “de algo” y “para algo”. Ellos, mal entendiendo la libertad y absolutizando su egolatría se quieren liberar del Gobierno para Hacerse más ricos, hasta el infinito y más allá.

En Honduras: ya era tiempo. Los gobiernos siempre han sido de Derecha. Los partidos Liberal y Nacional han optado por las clases dominantes. Con Zelaya las cosas quisieron tomar un rumbo de Izquierda, pero Tío Sam, con rancho en Palmerola, no lo dejó. Es tiempo que el pueblo asuma el rumbo que quiere llevar.  Ojalá que las protestas dejen algo bueno. No solo un partido nuevo, ni un gobierno nuevo, sino un sistema político y una constitución que proteja a las mayorías empobrecidas y que los gobernantes sirvan al pueblo y no se sirvan de él para hacerse ricos.

En Guatemala: que bien. Pero “no hay que confundir el sebo con la manteca”. “No se pueden pedir peras al olmo”. La CIGIG ha dicho quiénes son los corruptos y ha demostrado las mentiras de muchos. Hay muchos malos y algunos peores. Está bien querer a alguien bien formado, pero para robar no se necesita saber leer. Es decir no necesitan doctores, licenciados o másteres, necesitan gente honesta. Que lo académico sea secundario, pero que la honestidad sea su carta de presentación. No solo hay que exigir, hay que ofrecer.

En Nicaragua: “El Canal y el Dictador e inconstitucional”. Creo que hay problemas mayores, cosas muy buenas, progreso real, creciente y constante que los medios de comunicación “opositores” (no imparciales) no dan a conocer. Me sorprende escuchar a los opositores (amigos de Somoza Forever) hablan de la “Verdadera Revolución”, de los “ideales de Sandino”, etc. Lo que es claro es que la Oposición se apacienta a sí misma y representa a una minoría (quizá ricos, aunque los Pellas parecen estar contentos). La oposición anda buscando a quién defender o a quién representar, pero desde lo que se logra ver la mayoría apoya al Gobierno Inconstitucional, ¿entonces? Otra cosa serán los problemas reales que deben enfrentarse: Corrupción (que los de Derecha bien conocen por antonomasia: Arnoldo Alemán y Montealegre CENIS) ¿Entonces?

No sé qué pensar, pero temo que los intereses mezquinos de los derechistas impidan siquiera gobernar. Si son realmente democráticos que participen en las Elecciones (con Proyectos y programas de gobierno superiores a lo que ya se hacen). Si no están de acuerdo que convoquen a referéndum o plebiscito (consultar a la plebe: pueblo). No creo que los gobiernos socialistas que tenemos hayan llegado al grado de las dictaduras que los opositores sostuvieron por décadas.

¿Encontraremos alguna salida?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s