La “Primavera” en Centroamérica y la necesidad de reingeniería política

La corrupción apesta, hiede (Papa Francisco: 21 marzo 2015) y el hedor de lo putrefacto invade todas las habitaciones de las casas de gobiernos, alcaldías y empresas privadas.

En la coyuntura actual, nos encontramos con el leve desenmascaramiento de las acciones tristemente corruptas de los gobernantes (cosas sospechadas por todos, pero no investigadas por los Fiscales ni Contralores). Estamos tan acostumbrados al hedor, que solemos escuchar en las calles:

No importa que robe, con tal de que haga algo“.

Ya robó bastante, que le de chance a otro“.

Esto denota que no solo toleramos la corrupción, sino que somos cómplices de los lagartos políticos que sangran a nuestro pueblo por la avaricia y el enriquecimiento indiscriminado e irracional. ¿Por qué no hay medicinas, por qué no se terminan las carreteras, por qué no hay escuelas…? Pues porque seguimos tolerando a los sinvergüenzas y creemos que no tenemos nada que hacer al respecto.

Otra idea absurda que se nos ha metido es que los cristianos no debemos meternos en política porque la política es del diablo. Del diablo es la indiferencia de los buenos, que por “alabar al dios (Dinero)” se olvidan del huérfano y de la viuda, del pobre y del migrante. La palabra de Dios es clara al respecto: El ayuno que Dios quiere es la justicia y la misericordia. Pero nosotros somos tan indiferentes que queremos que Dios haga justicia quemando a esa pelota de ladrones y criminales en el infierno. Pues la cosa no va por ahí. El juicio divino es de Dios, pero aquí, en la tierra, en la vida (aquí y ahora) la justicia ha de ser uno de los principales valores que debemos practicar. Así que no se vale esperar a que Dios solucione los problemas que nosotros mismos hemos construido con nuestra indiferencia.

Los supuestos partidos democráticos defienden un sistema democrático que no es representativo. Pues, después que son elegidos, los políticos no escuchan al pueblo, a las bases, al ciudadano de a pie. Es triste cuando se gobierna para la minoría opresora, rica, dueña del 80% de la riqueza del país, y se deja bajo la falsa teoría de los beneficios en “Cascada” al 80% de la población que tiene que arreglárselas con el 20% de las riquezas del país, más aún, con el mísero Presupuesto Nacional, que no crece porque los Empresarios no tienen ni conciencia ni Responsabilidad Social Empresarial, ya que evaden impuestos, compran diputados para que les favorezcan con sus leyes, etc. Y lo peor, es que hay muchos que creen que eso es lo “normal” y lo “correcto”.

Si el sistema político no sirve, es tiempo de buscar alternativas. Cómo es posible que se paguen tantos miles de dólares en “ASESORES”, porque nuestros diputados ignorantes no saben para qué los eligieron. Está bien que no lo sepan todo, pero, porqué tener un asesor y un diputado… quedémonos con el asesor, que sea él el diputado y nos ahorramos la silla caliente del inútil y el salario mal gastado.

Desde la creación de las “Repúblicas” (Revolución francesa 1789 y la Independencia norteamericana 1777) y claro, después de muchos intentos y remedos de sistemas parlamentarios, de partidos políticos de izquierda, derecha, de centro. Después de Republicanos y Demócratas, de Conservadores y Liberales, etc… Es tiempo de Repensar la democracia. Es necesaria una reingeniería política, alguna forma de reinventar la “democracia” pues lo que tenemos aquí, no es una democracia en “pañales”, nada de eso, el niño se nos fue, solo nos ha quedado un pañal sucio, lleno de políticos vampiros (sin ofender a Bella y Edward, jajajajaja), pues sí, los chupasangre que nos gobiernan, no nos gobiernan, solo sangran al pueblo, se enriquecen y benefician a la minoría (oligarquía). Es decir, si no gobiernan (si no sirven) para el pueblo, no sirven para nada. Si el pueblo los pone que el pueblo los quite. Así de sencillo.

Necesitamos además, gente culta, pensante, ilustres. Pues de brutos y ladrones ya estamos aburridos. Necesitamos ir más allá de socialismo y capitalismo, de derecha e izquierda. Necesitamos una nueva política, una nueva economía, una nueva sociedad. Pero eso solo podrá salir de nuevas familias. Que sepan ejercer la autoridad, la escucha, el diálogo, la justicia, el trabajo compartido y solidario. Necesitamos que los políticos tengan la inteligencia y sensibilidad de las madres, la fortaleza y destreza de los padres, que tengan la vitalidad y creatividad de los jóvenes, la inocencia y pureza de los niños. Una nueva familia para una nueva sociedad.

La situación actual solo confirma aquella funesta sentencia de que “los pueblos tienen los gobernantes que se merecen”. Si crees merecer algo mejor, tienes que trabajar y luchar por ello, si no lo haces, no te quejes, eso es lo que mereces. Tu indiferencia y egoísmo es lo que agrava la situación. No sirve de nada quejarse si no hacemos algo para que la cosa cambie.

Será un duro empezar, pero es necesario.

Es hora de despertar.

Gigante, DESPIERTA!

JUNTOS SOMOS MÁS,

JUNTOS PODEMOS MÁS!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s