La corona del capitalismo: ¿un adiós o un caballo de Troya?

Entre fracking y caída de los precios del Petróleo. Entre el interés de fracturar aún más la economía venezolana (y a todos los pequeños países que sobreviven de esos “petrodólares”) y el acercamiento que va teniendo “Gringolandia” con “Cuba – libre”. Entre nevadas y sequías. Entre Oriente y Occidente. Entre cristianos y musulmanes. Entre judíos y palestinos. Entre El Norte y El Sur… entre tantas variables dicotómicas y dialécticas me queda la mente maltrecha y con incertidumbre en el corazón.

No deja de llamar la atención que el poderoso del norte esté cediendo algunas cosas frente a la rebelde isla comunista. ¿Quién lo diría? El mayor enemigo del comunismo visitando la isla comunista: sin misiles, sin organizar guerrillas, ni protestas, etc. (bueno, eso está por verse). Tantos años de bloqueo hicieron de Cuba un país que aprendió a subsistir por sí mismo, y en los últimos años, con las rebeldías de los amigos en la distancia ha logrado superarse aún más. Es irónico que hablan de un asteroide que pasará “cerca” de la tierra cuando 170 km de la Habana a Key West o los 367 km que hay de la Habana a Miami parecen una distancia en  años luz.

Después de la crisis de 2008-2009 pensé que en realidad habría cambios en la economía mundial, pero lo único que ha crecido son las guerras, que son el medio más eficaz para levantar las economías (sobre todo de las que venden armas). Me anticipaba anunciando la agonía del capitalismo salvaje, pero al parecer solo fueron sueños.

Siendo un poco  más arriesgado escribía “Después de la muerte del capitalismo salvaje” y más aún “El hedor del Capitalismo salvaje” y “La firma del acta de defunción del capitalismo salvaje“. Y como la “libertad de opinión” me da la oportunidad de expresarme, quizá abuso de lo que pienso y de lo que digo, pero son solo palabras, a veces intuiciones, pero siempre palabras. Y como pensar y hablar no cuenta, y publicar en sitios gratuitos tampoco, aquí va la última:

La corona (fúnebre) del capitalismo salvaje, con cariño del Tío Sam.

Es decir, el acercamiento de los USA a Cuba, es como un reconocer que llevan 60 años de políticas erróneas, y dan una pausa (que se viene esperando de años) para probar nuevas cosas. Es como decir, el bloqueo sí es inhumano y va contra los Derechos Humanos, y es de lesa humanidad. Es como reconocer que el Capitalismo no puede ni debe tener la última palabra.

Ahora bien, sin caer en ingenuidades, podríamos celebrar este acercamiento como un triunfo de los ideales solidarios, humanistas y utópicos de las izquierdas latinoamericanas, sobre la mayor de las “Derechas”, pero (no podía faltar el pero): ¿no es sumamente sospechoso que las últimas políticas gringas estén atentando contra el mayor benefactor de Cuba en los últimos 15 años? (Fracking, caída del petróleo de la OPEP) Dicho de otro modo, ofrecen otra medicina pero antes han dado veneno al boticario contrario.

Hemos de esperar con calma lo que vendrá en los próximos días. Lo que sí queda claro es que los gobiernos y partidos llamados de “derecha” deben replantearse sus políticas económicas y sociales, pues el neoliberalismo ya no engaña a nadie, pues está demostrado que el gran capital también puede beneficiar a las mayorías sin esperar los beneficios en cascada como tanto habían anunciado.

Cuando las ganancias y beneficios llegan directamente a los más empobrecidos y marginados se están dando pasos concretos en la lucha contra la extrema pobreza y la miseria, aunque estas medidas se tilden de “populistas” o “asistencialistas”. Está demostrado que la solidaridad entre los pueblos hermanos trae más beneficio que la competencia voraz entre los vecinos por el mercado.

Quienes han pasado criticando las políticas sociales no se han tomado la molestia de reconocer el error grave de sus gritos y críticas (aunque ellos mismos gocen de estos beneficios). El pueblo va despertando, se van organizando. Esperemos que tanto los gobiernos como los gobernados procuren crecer en humanidad y solidaridad, y se alejen de la corrupción que tanto daño ha hecho a los más humildes.

Lo que debe primar es el bien común, muy por encima de los bienes e intereses egoístas de las reducidas minorías ricas.

Ojalá el salvajismo del capitalismo quede enterrado de una vez por todas y las naciones todas se unan para erradicar la miseria y el empobrecimiento causado por la avaricia y el egoísmo de unos cuantos. Ojalá estemos a la víspera de una Humanidad Nueva, un nuevo orden mundial, una nueva vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s