Black Friday? Todos los días son negros

Ha llegado el tiempo esperado
donde los pobres (y ricos) engañados 
gastan sus ahorros a montón, 
¿Qué pensará Platón?

Y creen que compran rebajado: 
-deme uno, deme dos, deme tres-
¿y el calzón con hoyos?
ese no se ve. 

¿Realmente crees que rebajan?
¿Te regalarán un centavo los avaros?

Lo que esperan es quitarte tu dinero, 
hacerse más ricos. O acaso crees
que te dará el capitalismo en un día
los beneficios que nunca dio?

Yo por mi parte, 
que no soy de aquí ni de allá,
sueño con un día abrazarte
y decirte al oído: no compres más. 

Me vestiré de negro, no compraré
no puedo hacerlo, pues aún tengo fe.
Me vestiré de negro pues no olvido
a los 72 migrantes,  aun recuerdo los 43.
De Ayotzinapa y las vías del tren. 

Sí, los mezquinos comerciantes, 
rebajan los precios
de las vanidades superfluas,
pero aquí las navidades
se viven con hambre. 
Está:
caro el maíz, 
caro el frijol, 
cara la vida.
Es caro el amor. 

De negro petróleo se viste el océano
de Chevron, Texaco, Shell y demás.
De negro se tiñe el verde Amazonas
por la quema, la leña, el carbón. 
Negras son las cenizas que deja Tomahawk.
De Napalm, de Uranio, Hiroshima y Chernóbil.
Nagazaki y guerras mil. 
Ese es mi negro recuerdo
de luto y destrucción.

Qué no habrá pérdidas en los comercios
eso claro está. Pero tú te quedas
con hambre, con lujo, sin paz y sin pan. 
Ojalá disfrutes el negro color...

De tu conciencia nada podré decir, 
pero es mi deber compartir
que hay llanto y dolor 
en las calles de mi pueblo, 
en los pasajes, en los parques. 

Gasta todo tu dinero en pequeñeces que no necesitas. 
Recuerda que en la tumba pobre y rico quedan 
igual que los animales: sin vida, sin lo que necesitan.
Pero compra, si eso te hace feliz. 

En el mundo real todos los días son negros. 
Son ardientes como el desierto de occidente. 
Son negros como el humo industrial, 
todos los días, son días 
como el agua negra en la que tienen que nadar:
los que no tienen tierra, 
los que no tienen pan, 
los que ya nada esperan, 
los que no tienen libertad. 

Black friday? 
Adiós humanidad. 
Bienvenido, señor consumismo. 
Que le vaya bien, doña solidaridad. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Poesía, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s