Ladrón de silencios

Tengo entre las manos a porfía 
que nada tengo en realidad,
pues son las cosas pura vanidad,
la mente blanca, la noche fría.

Abrazo las ideas que vienen y van
desinteresadamente por mi cabeza.
Loco me creen y por certeza, 
no hay en mi más que puro afán. 

Que sois un poeta, dice la plebe,
Sois embustero, me grita el noble.
Ni oro ni plata, ni cedro ni roble, 
solo papel, la pluma, arena y nieve. 

Paladín de la prosa envenenada,
gritando huelgas, susurrando amores,
escribiendo todos los sinsabores
de mi alma inquieta atribulada. 

Pintaré las paredes blancas de mi alma
con grafitis coloridos de protesta.
Gritaré cortos versos entre la floresta
de huracanados susurros buscando calma. 

Ladrón de silencios, cazador de miradas.
Poeta inquieto, cantor de la madrugada.
Me he tomado las calles y las plazas, 
y una voz tranquila me dice: basta.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s