El que se asombra, vive, el que no, simplemente muere.

Cuando pierdes la capacidad de asombro 
lo que pierdes es el sentido de la vida. 

¿Te has fijado en lo hermosa que se ve la Luna esta noche?
Y cuando falta la Luna preciosa, 
¿has visto las bellas estrellas?
Qué decir de la más cercana a la que le llamamos Sol, 
o de las tardes tibias 
o las noches frías del invierno. 
¿Has sentido el viento?

Están las estrellas colgadas en el cielo
las cuentan los niños, las bajan los amantes, 
las ocultan las nubes, las opaca la Luna. 
Y yo, simplemente te recuerdo. 

Con el rostro sereno viendo al cielo me pierdo
entre la anchura infinita del Universo y los sueños
de la infancia que no volverá. 

Me pregunto si estarás como yo en este momento
viendo el azul intenso  y luminoso del cielo, 
como cuando tomados de la mano volábamos entre las galaxias 
y dije: Esta son las siete cabritas.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música, Poesía y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s