Cuando hacer patria es lo menos que podemos hacer por la vida

A propósito de las fiestas patrias, quisiera reflexionar acerca de lo que significa hacer patria.

Todos quieren liberar la patria de tiranos, dictadores, monarcas, déspotas. Patria libre o morir. Patria o muerte. Y mataron al hermano compatriota, o lo matan de hambre, o lo matan con la indiferencia.

¿Qué es la patria? ¿Tierra que estira sus fronteras, se encoge, pide visa o pasaporte? ¿Es acaso patria lo que está al otro lado de la gran muralla? ¿Es acaso patria un montón de gente que no conoces, a quienes les temes, que te tienen miedo? ¿Es acaso patria una montaña, un río, un lago?

Pueden acaso las fronteras limitar la patria, el amor, la vida.  No son acaso hermanos los hombres y mujeres que viven al otro lado de la “línea imaginaria” a la que llamamos frontera. Es acaso defender la soberanía ir a matar gente-hermana-humana más allá de las fronteras. Es acaso hacer patria matar a los compatriotas por pensar distinto.

Hace más de 30 años, en las calles de El Salvador aparecían panfletos y manchas en las paredes con la consigan: ¡Haga patria, mate un cura! Y es que los curas representaban al mayor enemigo de la oligarquía militar. Concienciando al pueblo, iluminando la realidad desde el Evangelio. No lo hacían con armas, sino con amor. Y asesinaron a muchos: Romero, Ellacuría, Montes, Baró, Moreno, López, Grande, Spessoto, y muchos más. Mas no quedaron muertos, resucitaron en el pueblo.

A liberar la patria salieron los sandinistas en Nicaragua. Y declararon ¡Aquí, Nicaragua libre! Y por las insidias del imperio murieron miles de nicaragüenses en la tierra liberada. Unos por defender la patria libre, otros por liberar la patria. ¿Y qué es la patria?

Pues bien, mientras encontremos una definición, sobre todo en la que haya consenso, propongo que no nos quedemos simplemente recordando las hazañas de los héroes y próceres de “La Patria”, que no está mal. Pero mientras algunos celebran las “fiestas patrias”, otros  están destruyendo los logros y avances de aquellos héroes y próceres. Más aún, no le están (no estamos) dejando patria para las futuras generaciones, nada: ni tierras fértiles, ni aguas potables, ni cielo azul. Tampoco estamos dejando la huella de amor, valentía y coraje que significa el ser mejor cada día.

Pensemos pues en qué fiestas estamos celebrando y qué tipo de patria vamos a heredar a nuestros futuros compatriotas, si es que queda algo de patria, si es que dejamos algo de futuro. Hacer patria y amar la patria no se limita a defender la bandera o cantar con el corazón quebrado el Himno Nacional en el extranjero.

Hacer patria es hacernos responsables de nuestros actos, de nuestras familias, de nuestros problemas. Hacer patria depositando la basura en su lugar. Estudiando  y procurando aprender y ser buen alumno. Trabajando responsablemente, buscando el bien común. Siendo honestos, honrados aunque todos hayan caído. Amando, respetando y siendo fiel a tu pareja. Dando el mejor de los ejemplos a tus hijos. Atender a las necesidades de los vecinos, porque seguramente son las mismas que las tuyas. Corrigiendo las conductas nocivas de los niños y adolescentes a tiempo.

Cuando vayas la calle luciendo símbolos patrios, recuerda que son tus buenas acciones las que hacen patria. Sé mejor cada día, haz patria y eso será tu legado para la vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s