Las estrellas, la briza y el camino

Titilan las estrellas en el oscuro cielo, 
se estremece la piel por el abrazo tierno. 
La briza moja los cuerpos de los viajeros
que bajo la noche caminan hacia lo nuevo.

Las calles vacías, las puertas cerradas, 
luces prendidas en lo interno de las casas, 
las gotas de lluvia resbalan por los vidrios empañados
y los solitarios amantes siguen su camino.

Tomados de la mano avanzan como si el agua no mojara,
como si el frío no helara, como si el tiempo no pasara.
Y se aman como si sólo ambos existieran, y nada más importa.
Y caminan enamorados los dos como uno solo por el camino.

Cuando ya las estrellas no titilen, cuando el agua ya no moje, 
cuando la noche sea como el día se dirán: 
Qué gran dicha haberte conocido, haber caminado contigo, 
cuando titilaban las estrellas, y la briza nos mojaba, y nos amamos.

Pero los amantes de hoy no son como los de ayer. 
No ven las estrellas titilar, no caminan bajo la briza, 
no se abrazan con el frío, no se esperan sin más. 
Pronto se olvidan de los primeros años cuando todo era nuevo.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música, Poesía y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s