Ética y moral: el origen de tanto mal

Ya entrados en la segunda década del siglo XXI, bien estrenado el tercer milenio, pasemos revista a las cosas que nos abruman (bueno, por lo menos a mí).

Guerras. Contra el terrorismo, contra el comunismo, contra los palestinos, contra los cristianos. Contra el narcotráfico, contra el SIDA, contra el ébola…

Defensores de los terroristas o patrocinadores camuflados de los mismos: Israel-USA. Ucrania-RUSIA. DDHH-mareros. Sí (muchos defienden los derechos de los mareros a costa de los derechos de las víctimas). Sé que todos son seres humanos, pero hay unos que han sido más malos que otros.

Periodismo mediocre y comprado VS Verdadero periodismo perseguido. Algunos periodistas han tomado partido a favor o en contra de posturas políticas de derecha o de izquierda. Callan lo malo ignoran lo bueno. Son cómplices y promotores. Pero también los hay perseguidos y mártires por decir la verdad. Unos hacen noticias de vellos púbicos, fotos, novios, etc. pero ignoran Gaza, Libia, Siria, Irak (esa parte que no se ve).

Defensa de todos los tipos de inclinaciones sexuales VS no saber qué sexo eres y qué quieres ser. Hasta hace un par de años mucha gente se casaba, tenía familia “funcional” (machista, patriarcal pero familia, al fin y al cabo). Después de la emancipación femenina, desde que las mujeres trabajan fuera de casa, después que ser “gay” no es malo, sino que se promueve el “salir del clóset”, después de que nace hombre y muere mujer, o nace mujer y muere hombre, después de que se casan hombre-hombre, mujer-mujer… están los niños y adolescentes más confundidos que nunca. Si la adolescencia era difícil en aquel tiempo en que habían pocas opciones, imagínate ahora… no saben qué son ni qué quieren ser.

Familias cristianas, continente cristiano VS Continente violento, desigual e indiferente. América Latina está atravesando por un mar de realidades que son difíciles de catalogar. Pero es fácil darse cuenta que se ha separado la vida de fe o vida religiosa de la vida ordinaria. Creo en Dios pero no actúo según sus normas.

Se acabaron las cruzadas (católicas del siglo XIII) con malos números para los cristianos VS Guerras entre el Islam y los cristianos protestantes(USA) donde mueren cristianos (Católicos). Esto está que no termina. No se entiende. Y va más allá del Islam. En países comunistas orientales no se permite la religión cristiana. Y estamos en el siglo XXI. Después de los DDHH y la libertad de culto y de religión, y de expresión, etc. la gente muere por confesar su fe en un Tal Jesús. Ah, y mueren en nombre de Dios. Como si los errores de la Conquista en América no fueron suficientes.

Chicas con minifaldas enseñando todo (o casi todo) pidiendo respeto VS hombres infieles que no valoran a su pareja. Antes era escandaloso mostrar el cuerpo, ahora se exhibe  y no pasa nada. Es su derecho. Va, está bien, que ande como quiera. Una cosa es exhibirse, pero otra es que los hombres, cual jauría de canes, agreda sexualmente o acose a las chicas por usar la ropa de moda. Lo que le falta a los hombres es respeto por su propia pareja. Y a las chicas, creo que les falta un sincero respeto por ellas mismas.

Bueno, basta de problemas, porque si no nunca vamos a terminar.

Lo que me parece a mí entre tantas cosas que me abruman es que no tenemos los modelos o paradigmas éticos de comportamiento que nos permitan salir airosos de todas estas dificultades.

Desde pequeños estamos mezclados en climas de mentiras, pornografía, drogas, abandono, soledad, calle, T.V., Internet, violencia, guerras. Y qué se puede esperar de quienes desconocen el amor verdadero, de quienes no conocen la figura materna o paterna ni ninguno de sus sustitutos próximos. Qué le podemos pedir a aquellos cuyos héroes son los mareros, las mafias, los malhechores de las películas de acción.

Qué se puede esperar de los hogares desintegrados, sin roles claros, sin escuela, sin salud, sin trabajo. Donde cada quien salva su pellejo, donde reina la indiferencia y la hipocresía. Donde construimos vidas paralelas: en el Facebook felices en la realidad no existimos.

Muchas veces se espera que el niño o el joven aprenda valores en la escuela, o que en la Iglesia le enseñen algo. Pero la primera escuela es el hogar. La familia es la Iglesia doméstica. Las cosas se complican mucho si en el hogar no hay los ejemplos y modelos necesarios que nos permitan aprehender valores, virtudes, responsabilidades.

La salvación empieza por casa. Dios puede hacer muchas cosas por uno, pero no las hará solo, necesita nuestra ayuda. Dios quizá quiere salvar al mundo, pero el mundo no parece querer la salvación.

Desde lo que he ido aprendiendo creo que cada quien se salva según lo que cree. Si no cree en la salvación no se salvará… pues tampoco vive realmente. La salvación es vida y salud. Un gran error es que no somos consecuentes con lo que decimos y hacemos. Con lo que creemos y  con  lo que vivimos.

Algunos dicen que lo prohibido se vuelve deseado. Por lo que se castiga se vuelve ansiedad. Pero yo creo que la permisividad y el no castigo nos tienen así de mal. Vivimos una laxitud en la educación de los hijos y la corrección no se da a tiempo. No hay diálogo ni castigo, solo indiferencia o temor. Sí, temor de que te metan preso por corregir a tu hijo a la antigua (cuando te daban con la correa o faja: pero aprendiste a respetar, a trabajar, a obedecer). Las soluciones actuales basadas en los DDHH y en los derechos del niño y el adolescente no parecen estar dando los resultados que la realidad nos apremia.

En pocas palabras: necesitamos formación moral y ética. Necesitamos crecer como personas morales y actuar éticamente como sociedad. La falta de valores en nuestra vida familiar y social nos tienen al borde del abismo. Y como se trata de criticar, por ahí saldrá alguno diciendo: qué moralista que sos. Bueno, o moralista o inmoral. Tú decides. Pero nunca amoral.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s