Gritos, llantos y silencio

La noche oscura de Gaza se ilumina
con proyectiles asesinos, homicidas.
El mundo grita: Gooooooooooooooooool
y el hijo muere. Silencio.

Se acabaron las rimas de encanto
se acabó la alegría; y el llanto
es el consuelo, ya no hay canto. 
Hay luto, dolor, espanto.

The American Dream es pesadilla
de desierto occidental y sequía. 
De una franja, sol, arena, metralla:
los niños muertos, civiles muertos. 
Silencio. La parte poderosa del mundo calla.

Bum, bum, bang, crash. Horror. 
No es cine, no es ficción. Ahí viene. 
Es la realidad más dura e inhumana 
que el rico, el poderoso, el demócrata: calla. 

Por un hombre destruyeron Irak. 
Por tres soldados desaparecerán 
la Palestina, sin Yaser, sin la paz. 
Llanto, espanto, dolor y grito. Silencio.

Los S.O.S Venezuela, no cruzaron el mar, 
se durmieron bajo la espesa niebla, 
se durmieron en las arenas y el mar
de Miami: S.O.S Palestina. No. Silencio.

Huyen de la violencia las criaturas, 
hambrientas, huérfanas, heridas. 
Huyen de las balas las criaturas
buscando SHALOM, refugio, comprensión.

Lo que nos debe incomodar no nos incomoda.
Lo que nos debe mover no nos mueve. 
Estamos al borde de abismo, y la moda
nos dice: mejor tacón número nueve. 

Lloran las madres desorientadas
por el hijo que se marcha y no volverá.
No cruzó la frontera, no tenía pan,
no tenía culpa, no conocía el mal. 

Gritan las madres destrozadas
por sus muertos a causa de la metralla;
la indiferencia del poderoso arrasa
ilusiones, vidas y esperanzas. 

Silent, gringo, silencio. Periodistas. 
Silencio del mundo, o sordez voluntaria
de los que hacen las armas, inventan las guerras,
de los que viven de la muerte, de los que aman la Guerra.

Lloran los que sufren: sufrimientos indecibles. 
Gritan los que sufren: gritos inaudibles. 
Callan los que pueden: silencio inadmisible.
Llanto, grito, silencio. De mis niños muertos. 

Las balas no podrán borrar la verdad. 
Los adultos irracionales hacen las armas, 
las balas, el avión, el dolor. Crean la muerte.
Los niños lloran, gritan. Ya no gritarán.

Nos enseñan el dolor, nos educan en la violencia.
Respiramos competencia, vivimos en el rencor. 
Nos condenan a una vida adulta sin sentido 
o a una vida sin amor, que es peor. Silencio.

Silencio de mis niños, mi corazón roto, 
desesperado. Silencio. Las madres locas 
buscan entre las ruinas a sus hijos
muertos. Locas las madres buscan a sus hijos 
entre las dunas, el cactus, el cerco. 
Gritos, llantos, silencio. 

Silencio.
Despierta mundo dormido, inhumano. Despierta hombre.
Grita.
Grita con todas tus fuerzas que ¡El amor no es amado!
Llora.
Llora porque tu indiferencia nos está dejando sin gente.
Ama.
Ama sin distinguir religión, color, bandera o nación.

Shalom. Paz. No more War. Green go home. 
No te vayas amor. No te mueras amor. 
Vuelve mi vida, vuelve amor.
Vuelve hijo.
Vuelve amor.

No volverás. Espérame. Que esta vida no quiero. 
No quiero bombas, no quiero duelo. 
No quiero murallas, no quiero migración del infierno.
Vuelve a casa. Vuelve con tu madre. Vuelve.

Calla hijo. 
Tu llanto despertará al mundo que duerme.
Ya puedes descansar en paz. Alguien ha escuchado.
Grita hijo, para que te encuentre. Grita.



 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Poesía, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s