Luchar y respetar, signo de humildad

Luchar no siempre va con triunfo, 
pero sin lucha, nadie triunfa. 
Iniciar el camino no es lo mismo 
que llegar a la meta, 
pero sólo llega a la meta 
quien inicia el camino. 

¿Respeto? Si hasta los enemigos se respetan. 
No subestimes a tus enemigos, 
no le faltes al respeto a tus amigos.
Irrespetar puede tranformar amigos en enemigos. 
Respetar puede transformar enemigos en amigos. 
Respeto.

Los humildes siempre caen bien, aunque no se lo crean.
Los soberbios siempre caen mal, aunque lo sepan. 
Algunos aprenden con humildad, 
a otros, que no quieren hacerlo con humildad, 
les tocará por humillación. 

Quien conoce sus limitantes, conoce sus capacidades. 
Quien conoce sus limitantes será humilde, le irá bien.
Quien cree saber quién es y cuanto tiene, y cuanto vale, 
no sabe quién es, ni lo que tiene, ni lo que vale. 
Porque el saber de uno mismo es "ser uno mismo".
El tener es "compartir". El valor "no tiene precio".

Cuando pretendes ser quien no eres, 
eres lo que no tienes que ser. 
Cuando no eres lo que tienes que ser, 
eres infeliz.
Cuando eres infeliz...
piensa, renueva, transforma, vive, lucha...
pero siempre debes ser tú. Y eso, sólo tú lo sabes. 

Gana quien quiere ganar, quien lo da todo por lo que ama, 
quien no se da por vencido cuando aún hay tiempo.
Si luchas, valdrá la pena. 
Si fuiste humilde, valdrá la gloria.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s