Tensión Norte-Sur, Oriente-Occidente.

Pareciera que es un título anacrónico que se leía solo en los libros de texto de “estudios sociales” hace más de una década. Lo interesante es que hoy más que nunca están recobrando gran vigencia. Cuando decíamos que “La Guerra Fría se ha calentado” no queríamos hacer otra cosa que recordar que desde hace mucho tiempo esta tensión viene creando un sin fin de problemas en nuestra América Latina.

Tensión Norte-Sur, hace referencia a la diferencia entre los Países Ricos del Norte y los Países Pobres del Sur (con la excepción de Sudáfrica en el sur y en África). La tensión Oriente-Occidente hace referencia a la lucha entre Rusia y Estados Unidos, principalmente. Pero es la oposición entre sistemas políticos y económicos diferentes.

La caída del Muro de Berlín fue como la derrota del proyecto político y económico de la URSS, y no sólo eso, sino que significa su desintegración. Se le conoce también como la caída del “Socialismo Real”, pues en otros países no era más que un sueño utópico de las luchas revolucionarias. Junto a esto, añadamos la derrota, vía elecciones, del gobierno del “régimen” sandinista en Nicaragua en 1990. El proyecto revolucionario en El Salvador cesa gracias a los Acuerdo de paz en 1992 y en Guatemala en 1996.

Había iniciado la época del fortalecimiento del “Capitalismo” con políticas neoliberales. Propuestas como el TLC, ALCA, CAFTA… etc., se vuelven los neologismos de la época. Empezaba el fin del siglo con una clara victoria del Capitalismo frente a los “ideales” socialistas de América Latina. Parecía en nada habían quedado las luchas contra las cruentas dictaduras (de Derecha, apoyadas por Norteamérica). Aquí lo que cuenta es favorecer a los ricos que, con la (falsa) teoría de la cascada, dicen que si un rico prospera, prosperarán todos los pobres que trabajan para él. Cosa más falsa, pues antes del año 2000 la brecha entre Ricos y Pobres era abismal. Pero eso no importa si eres rico, total, a los pobres, ni los vez ni los lloras cuando mueren.

Ya no estábamos en la llamada “Guerra Fría”, pero seguíamos poniendo los muertos, ahora, no con armas, sino, muertos de hambre. Luego de muchos años los gobiernos en Latinoamérica siguieron políticas neoliberales, privatizaron las empresas del estado (eso no es delito, nacionalizarlas sí), el sistema de pensiones obliga a trabajar hasta una mayoría de edad (el problema no es trabajar, sino que la esperanza de vida estaba unidad a la edad de jubilación) y muchas otras que fortalecieron las diferencias entre Ricos y Pobres. El hambre en el sur y las guerras internas provocaron una gran migración hacia el Norte (a Los Estados Unidos).

Entrado el Segundo Milenio nos encontramos con la Guerra contra el Terrorismo, nombre oficial de la Invasión de Medio Oriente, cercar a Rusia y controlar a China (socialistas y comunistas). Se promueve la Primavera Árabe por G. W. Bush y sostenida por el Nobel de la Paz Barack Husein Obama. Años antes, en los noventas, La Guerra fría se hubo calentado en Europa entre la OTAN y gobiernos a favor de la federación rusa o en contra. Pero guerra sí hubo, y no fue fría. Por otro lado, en América Latina mucho antes de la Primavera Árabe, había iniciado la Primavera Latinoamericana, de la mano de Chávez, Kirchner y Da Silva. Acompañados de Morales, Correa, Ortega, Bachelet, Colom, Funes, Zelaya. Un cambio de época había empezado.

Eso no es todo,  se había complicado el sistema económico mundial por la llamada “Burbuja inmobiliaria” que afectó principalmente a los países econo-capitalistas del Hemisferio Norte y del Hemisferio Occidental. La especulación financiera estaba pasando la factura el Capitalismo y lo habría puesto de rodillas. El Fondo del Tesoro sale al recate multimillonario del sistema. Cuando se trata de hacer la guerra (que es rentable) y de “salvar a los ricos” no hay que escatimar en gastos. La crisis mundial fue afectando a países como Grecia, España, Irlanda, Alemania… Se esperan todavía las medidas para frenar este tipo de problemas causadas por los especuladores financieros. Un nuevo orden social, un capitalismo humano y cosas parecidas parecían que ya vendrían, pero nada, solo más de lo mismo.

Cabe decir que esta crisis no afectó tan directamente a nuestras regiones, y creo todavía que no, porque seguimos sumidos en la pobreza. Ese fue un problema de los países ricos. Pero no dejará de tener sus repercusiones en el mundo entero.

Nuevamente sube la temperatura en nuestra región. Nuevamente la Tensión Norte-Sur y Este-Oeste nos pone en aprietos y lo que parecía extinguido reaparece. Nos encontramos en conflictos que claramente son el antagonismos entre dos modos de gobernar (sin importar si el gobierno es bueno o malo, lo que interesa es oponerse a toda costa), son dos modos de desarrollar la economía, son dos modos de entender el mundo, de comprender la realidad y hacerse cargo de ella. Esto es bueno saberlo para no quedarnos con que los problemas en Venezuela son los únicos problemas en el mundo y para saber que los problemas en Venezuela no son casualidad.

Veamos las coincidencias:

Rusia, Ucrania (Crimea)  y Los Estados Unidos. Derecha (Leopoldo López), Izquierda (Nicolás Maduro). Los Estados Unidos  (Norte), Venezuela (Sur).

¿Seguirán nuestros países latinoamericanos poniendo las víctimas de la llamada “Guerra Fría” y la “Tensión Norte-Sur, Este-Oeste”? ¿Seguiremos siendo víctimas de las decisiones de “La Casa Blanca”? ¿Se respetará la “Libre Determinación de los Pueblos”? ¿Querrán retroceder los partidos “democráticos” a los estados de violencia y dictatoriales (pues oficialmente se sabe que hubo “golpe de Estado en Honduras” y se promueve un “golpe sostenido” en Venezuela)?

Es tiempo de reinventar la Democracia, reinventar la Derecha y reinventar la Izquierda. Pero incluso estos términos (impuestos) son anacrónicos para explicar el modo de hacer política en América Latina, ya que no responden a la realidad del origen de los mismos términos, ni son originarios de nuestros territorios.

Mientras exista la tensión Norte-Sur, Este-Oeste nuestros pueblos estarán enfrentados y POLARIZADOS.

Ojalá un día dejemos la “Segunda Neo-colonización” de los imperios actuales. Ojalá dejemos de ser el Patio Trasero de Los Estados Unidos y el Patio de la Casa de enfrente de Rusia. Ojalá pronto encontremos la paz y dejemos la política de oposición a cualquier costo.

El sistema Capitalista es insostenible, pues si TODOS en el mundo viviésemos como lo hacen los Ricos en el Primer Mundo, no quedará ningún mundo, ni agua, ni hielo, ni árboles, ni vida…  El sistema socialista tiene que madurar, dejarse iluminar y apoyar por los que piensan distinto. Pero en todo caso, será más fácil Democratizar el Socialismo que Humanizar el Capitalismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s