Socialismo del siglo XXI, Venezuela y ARENA: El hedor del capitalismo salvaje.

Veo con tristeza la realidad convulsionada que está atravesando la República Bolivariana de Venezuela. Pero es necesario ver con imparcialidad los acontecimientos y tratar de ser fieles a la historia, y sobre todo respetuosos de algo que vemos desde lejos (lo que se llega a conocer y de dudosa procedencia).

Nadie en el mundo es “monedita de oro” y no existen gobiernos perfectos. Todos, incluso los auto llamados democráticos tienen sus limitantes. Recordemos que Latinoamérica ha venido dando pasos muy importantes en temas como el analfabetismo, la solidaridad, cooperación, integración. Mucho de lo que hay de bueno en América Latina se debe a la solidaridad del pueblo de Venezuela (o por lo menos de su gobierno “chavista”), no se puede negar. Ayudas a los países más pobres del hemisferio: Bolivia, Nicaragua, Haití. Pero la solidaridad no es rentable, es “populista”. Pero volviendo un poco a la historia (vista desde lejos, como ya dijimos).

Recordemos que en las elecciones en que participó Hugo Chávez, ganó con márgenes no muy separados de la oposición. Es decir, “Venezuela está dividida”… (gran falacia, porque no se dice lo mismo de Los Estados Unidos, en donde el presidente fue “REELECTO”, no por la mayoría del pueblo, sino  por “los colegios electorales”, pero no pasa nada, los USA no están divididos… falacia. Maduro ganó y Capriles aceptó la derrota, pero muchísima gente lo apoya.

Lo que se ve es que en el fondo son dos posturas que por años han estado en antagonismo. Más allá de “socialismo vs capitalismo”, lo que está en juego son los intereses económicos de unas minorías privilegiadas por años, y para desconsuelo de los gobiernos “socialistas”, son las que manejan el dinero de los países. Por tanto, aquí no es cuestión de crear leyes justas o cumplir lo que dice la constitución. Se trata, a mi parecer, en aprender a solidarizarnos con los que nos necesitan, beneficiar al pueblo, sobre todo a los más pobres.

Por otro lado, invitar a la desobediencia, a las manifestaciones (que son otro tipo de violencia) a un pueblo “dividido” es un acto irresponsable. Pues por muy líder que sea el político, cuando hay miles de gentes en un lugar, nunca se llega a controlar lo que hacen, sobre todo cuando están excitados por los problemas de la cotidianidad y que seguramente mucho de eso es culpa del gobierno. Y lo más lógico es que la policía intente recuperar el orden (eso hacen los gobiernos, derechas o izquierdas).

Ya no estamos en la conveniencia de estar luchando entre “capitalismo o socialismo”.  ¿Por qué no buscar la conciliación? El gobierno quiere el socialismo, bueno, desde la oposición iluminemos ese socialismo, hagamos al país competitivo. Por qué un sólo hombre puede ser el hombre más rico del mundo, por qué un país entero no puede comportarse como una gran empresa de millones de socios…. (si decimos que no se puede hacer estamos más inclinados al egoísmo capitalista). Si el gobierno es de derecha y promueve el capitalismo, iluminemos ese capitalismo con ideas de proyección social (algunos hablan de Responsabilidad Social Empresarial, que parece demagogia o eufemismo, pero bueno, algo es algo).

Lo importante será dialogar. Es ahí donde se verá la verdadera democracia, en donde los partidos de derecha e izquierda, y los de centro, participen activamente en la creación de leyes que beneficien al pueblo. Recordemos que los partidos de derecha creen que de suyo son democráticos, pero no es eso una realidad. Muchas veces se han quedado con la oligarquía y la aristocracia, lejos del pueblo. Representando a los Empresarios y dueños de los medios de comunicación, se han olvidado del pueblo, de los pobres y desposeídos.

Ahora bien, Venezuela es Venezuela y esperamos que pronto salgan de este laberinto político-mediático en que se encuentran. Volvamos ahora la mirada a Centroamérica. Próximamente se celebrará en El Salvador la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y el partido ARENA, está usando IRRESPONSABLEMENTE la problemática que sucede en Venezuela para hacer contra-campaña al partido FMLN. Qué poca ética está demostrando tener el candidato. Son realidades incomparables, en dimensiones, población, historia. Son problemas distintos. Prácticamente están haciendo una cortina de humo, resaltando lo malo que sucede en otro país y se  olvidan de los problemas que dejaron durante tantos años de gobierno y que aparentemente el gobierno saliente no ha podido revertir esa realidad (que encontró hace cinco años). Esto también es una falacia. Si bien hemos de tener una visión global (del mundo), nuestro actuar ha de ser local. ARENA es un partido de El Salvador y debe ver a El Salvador, o ¿querrá solucionar los problemas de Venezuela cuando El Salvador sigue sumido en otro tipo de problemas?

Considero que es más fácil iluminar, mejorar y humanizar al “Socialismo del siglo XXI”, que hacer algo por el “Capitalismo salvaje” que tanto daño y desigualdad ha generado. Ya hiede el cadáver del Capitalismo, su tufo no hace más que incomodar. Quienes optan por políticas de “Derecha” dicen luchar por la libertad (la de ellos), pero en el fondo es el egoísmo empresarial de muchos ricos lo que desestabiliza los gobiernos.

Mientras no quede claro cuáles son las mejores políticas económicas para los pueblos, seguirán existiendo derechas e izquierdas, capitalismos y socialismos. ¿Por qué no dejamos ese muerto y tratamos de hacer juntos algo nuevo y mejor?

La tarea pendiente para los políticos de aquí y de allá es:

Dialogar y encontrar en la democracia representativa las mejores vías para el bienestar del pueblo. Beneficiando a las mayorías y no a las minorías enriquecidas.

Superar el antagonismo ideológico y hacer un Proyecto de Nación en donde se logre el consenso, o por lo menos, que la mayoría de la población esté de acuerdo con el mismo.

Dejar de atacar y difamar, para proponer y comprometerse en soluciones reales y concretas.

Dejar de incitar a la violencia (o desobediencia activa…) cuando no sabemos hasta dónde serán capaces de llegar nuestros simpatizantes para “reclamar sus derechos”, es decir, no alborotemos el avispero, que nadie gana con la sangre de los hermanos corriendo en las calles.

Que los medios de comunicación (que están dominados por empresarios y gobiernos) sean imparciales, y que si van a criticar o ser opositores, presenten las dos caras de la moneda, o los seis lados del dado.

Paz a la Venezuela solidaria, que ha sacado a miles de latinoamericanos del analfabetismo y de la pobreza extrema.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Socialismo del siglo XXI, Venezuela y ARENA: El hedor del capitalismo salvaje.

  1. Pingback: ARENA firma acta de defunción del “Capitalismo Salvaje” | ¿Quién soy yo?

  2. Pingback: La corona del capitalismo: ¿un adiós o un caballo de Troya? | ¿Quién soy yo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s