La noche va pasando

Noctámbulos nocturnos de media noche en los brazos del sereno, bajo la luz de la luna que atraviesa las rendijas de la pared. El frío que deja la ausencia del sol no es tan hiriente como la soledad profunda de quien no tiene la cercanía del amigo. La vigilia nocturna expectante de una pequeña noticia hace que la noche sea más larga, o más corta.

Ya los pesados ojos entreabiertos tienen el deseo incontenible de dormir, cesar, transformar la luz en silencio y preparan poco a poco la película más interesante y real que se verá en el sueño. Es una gran oportunidad de crear nuevas sensaciones y experiencias.

Quizá hoy sueñe que vuelo, que caigo o que muero. Ojalá pueda contarlo mañana. La noche pálida deja en la distancia los sonidos de la orquesta natural y los golpes del reloj en la pared dan cuenta que el tiempo pasa. Se acabó el día, ya puedo decir que mi hoy es mañana y que mi mañana ya llegó.

Pasó la noche y nuevamente espero que llegue el atardecer para verte, como siempre, a veces con la luz de la luna o con la luz del candil. Ya pasará el agotador día y yo estaré aquí, nuevamente contigo, aunque ya no estás.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música, Poesía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La noche va pasando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s