Los cambios forzados y la ayuda internacional

Interesante es cómo siguen sucediendo las cosas. Cambios de gobiernos “constitucionales” por otros “también constitucionales”. Eso indica que la constitución se hace cumplir o que la constitución no funciona. Lo más interesante es cómo en América Latina los gobiernos (tal vez curándose en salud, a saber) se oponen a este tipo de cosas por muy constitucionales que se diga que son. En sí, son de mal gusto, porque para que sucedan algo grave debe estar pasando, o sencillamente quienes la promueven ven ganancia en el asunto y no les basta esperar los cambios normales y se arriesgan a los cambios radicales y extraordinarios.

En el otro lado del mundo, la situación en Siria no da más. Rusia y China de plano que no quieren una (otra más) intervención militar de occidente cerca de sus fronteras. Posiblemente no les parezca lo que hace Asad pero la solución occidentalista no les conviene.

Quedan planteadas dos posiciones. Un pueblo quiere cambios. Los vecinos pueden: 1 apoyar al pueblo. 2 Matar al gobernante. En ambos casos el “gobernante, dictador, tirano, incompetente…” o como quieran llamarle lleva las de perder. Pasó en Irak, en Libia y a saber cuantas veces se ha repetido este pasaje de nuestras historias tan distantes y tan parecidas.

Ahora bien, los gobernantes de otros países son como la fanaticada en el fútbol, siempre saben qué es lo que se debe hacer. El pueblo es como el campo de batalla. Los líderes a favor o en contra mueven sus piezas como jugando ajedrez. El futuro se ve incierto y los documentos que se elaboran son más falacias y eufemismos y despotismo que nadie cree en ellos.

¿Qué nos resta esperar? ¿Qué podemos hacer?

Las posibilidades de salir airosos de este tipo de conflictos son pocas. Por un lado, en Medio Oriente, por ejemplo: los dictadores muertos, las minorías divididas y en disputas, las deudas, daños y demás cuestiones son incontables. No creo que después de todo estén mejor que antes, pero la historia juzgará dichas acciones.

En América Latina, después de Honduras, Paraguay decidió que se debe quitar al presidente. En Bolivia estuvieron a punto de quitar a Evo pero fueron a una consulta popular, demostrando que quienes más gritan no son las bases, sino los interesados sacar al presidente del poder.

Muy a pesar de las cosas malas (a las cuales me opongo) que pueda estar haciendo un presidente, me parece precipitado gritar “guerra” o “fuera”. Siento que los medios no violentos deben agotarse. Estudiar un poco la historia y las circunstancias de los hechos. Porque es bien sabido que en los diarios y en la T.V. aparecen sólo algunas cosas. En Internet se publican sólo las cosas que interesan a los cibernautas, (con medios y acceso a Internet) pero la “verdadera realidad” no aparece en los diarios, no si ésta afecta a los poderosos, ricos, empresarios o políticos que están interesados es seguir exprimiendo al pueblo o los recursos de estos pueblos.

En nombre de la paz, libertad y de los derechos humanos se ha asesinado gente (y es 2daño colateral”), destruido reliquias arquitectónicas, flora y fauna… dejando resultados peores que los problemas atacados. La cura resulta más nociva que la enfermedad. Pero bien, se supone que así se van gestando las verdaderas democracias (y eso lo digo irónicamente, pues no creo que hayan democracias perfectas, ni siquiera creo que haya democracias, que se diga “democracias”, o sea “Poder del Pueblo”).

Desde siempre el ser humano ha buscado líderes, o han surgido. Siempre es necesario que haya alguien que tenga la última palabra y que diga qué hacer (para luego saber a quién echarle la culpa). Hay diferentes tipos de gobiernos, diferentes pueblos y tradiciones y expectativas… y ¿quiénes somos nosotros que desde fuera de la barrera vemos los toros? ¿quiénes somos los que gritamos desde las graderías “arbitro ciego”?

Somos los espectadores del Circo Internacional que va de aquí para allá apoyado por “ya sabes quien” (para qué decir sus letras si empieza con U. y termina con S.A.). Y lo más chistoso es que nos reímos, lloramos, aplaudimos lo que sucede en el exterior y no nos damos cuenta de lo que está sucediendo en nuestro propio pueblo.

Notemos como en nuestros lugares siempre hay líderes buenos y malos. Hay algunos que gritan Sí y otros que gritan No. Estamos muchas veces a merced de los líderes que elegimos o a merced de aquellos que deciden que ya no es bueno el líder actual. Peor aún, ni tenemos líderes. Sigue siendo válida aquella frase de que “el que tiene más galillo traga más pinolillo”. No podemos seguir viendo solamente hacia fuera de nuestras fronteras. Es necesario conocer más a fondo nuestras realidades, y conocer cómo inter-actuamos con ella. Cómo nos hacemos responsables de la realidad y transformamos lo que necesita transformación más allá de mis propios intereses.

Juntémonos, dialoguemos, conozcamos nuestra realidad y nuestros propios problemas, planteemos nuestras propias propuestas de solución, lancémonos al viaje de tomar la propias riendas de nuestra vida, busquemos el bien común y luchemos por un futuro mejor.

Tal vez no podamos conocer la “verdadera realidad” de aquellos pueblos que salen en las noticias. Pero podemos aprender de la historia, de nuestra experiencia y juntos buscar los mejores caminos para nuestro pueblo, ahí donde nos encontramos. Es preciso no olvidar el pasado. Tampoco podemos olvidar que todo lo que sucede tiene efectos o daños a terceros, aunque sea el aleteo de una mariposa. En el mundo actual tan globalizado es preciso pensar globalmente, planetariamente y actuar local y comprometidamente. Y antes de que se me queme la mente… Suerte.

Basta de palabras!…

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s