Incondicional

Repaso cada día  nuestra amistad
y  como si el tiempo no pasara lo recuerdo.
No es posible negar lo evidente,
como si fácil fuera, no añorar lo ausente.

Te recuerdo fresca y perfumada
como las madrugadas olorosas de mayo,
a tierra fecunda después del aguacero,
con más frescura que un manjar de frutas. 

Te recuerdo cercana y sonriente,
tentadora y pulcra, ingenua y arisca,
con los ojos vivarachos y tu nariz 
puntiaguda, coqueta, discreta, tú. 

Los niños ya no son niños,
el tiempo dejó atrás los sueños.
Somos los mismos, mas diferentes
somos, como la madrugada de cada día. 

La distancia no existe si hay amigos,
y el tiempo aunque pasa no dobla,
los sentidos y los sentimientos de aquel
que en sus sueños revive lo antiguo.

Ya no podremos volver al pasado
de juegos, sonrisas y alegría.
Hoy cada uno forjará su destino
pero siempre serás la amiga del alma mía.

					
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s