¿Por qué estamos como estamos? Comentario a “Las venas abiertas de América Latina”

Toda causa tiene su efecto y todo tiene un origen, sea natural o construido.

Cuando nos acercamos a conocer  el recorrido de nuestra historia latinoamericana, nos damos cuenta de los grandes momentos “culmen” que la conforman. De ahí surge la gran pregunta ¿por qué así y no de otro modo? Como respuesta a la interrogante anterior, surge una variedad de  posturas y puntos de vista. Lo que las respuestas tendrían en común es que todo se debe a la acción e intereses humanos de unos cuantos. Estas acciones han afectado y siguen afectando a todos los americanos (de toda América). La historia americana tine un antes (incierto) y un después (oscuro) de la venida de Cristóbal Colón. Le sigue el período e la Conquista, la Colonización, las luchas por la Independencia, la Independencia y la creación de las repúblicas, las revoluciones liberales, la época de crecimiento económico (patrocinado por la política del “garrote”) y la época de anhelos revolucionario de las guerrillas…

En todos estos momentos hay dos fuerzas contrapuestas. España (o Inglaterra) vs. América,  ladinos-indígenas, criollos-nativos, ricos-pobres, propietario-propiedad, buenos-malos… Esta realidad dialéctica has sido constante.  En LAS VENAS ABIERTAS DE AMÉRICA LATINA, se pone de manifiesto  que la dinámica de opresor-oprimido ha generado riqueza y esclavitud, ejércitos y guerrillas, mercados y contrabandos.

Eduardo Galeano pone en el tapete las acciones humanas realizadas por los opresores, unas veces españoles, otras ingleses, otras norteamericanos, otras criollos. Los intereses mercantilistas forjaron grandes terratenientes a base de esclavizar al pueblo.

En la raíz de Latinoamérica corre una savia llena de anhelos de libertad. La idea de progreso importada de Europa y las ideas de subversión propias de los rusos han inflamado los corazones latinoamericanos. El ansia de libertad “gringa”  nos ha empujado a luchar… pero… estamos siempre siguiendo patrones externos.

Desde el idioma europeo, la vestimenta europea, la cosmovisión, la religión, la economía, la organización política… América es el patio trasero de Europa… donde se guardan basura y esperanzas juntas.

En el fondo, América es cosmopolita y globalizada en el origen. No vale la pena negar esta realidad. Tampoco vale dejar de criticar nuestro propio origen. Pero no podemos quedarnos en el llanto.

Hacen falta visionarios, trabajadores  y constructores de la paz, de la verdad y la libertad. Hacen falta Americanos orgullosos de serlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s