¿De qué va la vida?

Todos sabemos o tenemos por lo menos una remota idea nuestro origen. Celebramos nuestro cumpleaños, por lo menos en América Latina. En otros lugares del mundo celebran el aniversario del bautismo o el día del onomástico.

Buscamos la salud, de alguna u otra forma tratamos de estar vivos. Es parte del instinto de supervivencia ponernos a salvo y huir del peligro. Rechazamos el dolor, evitamos el sufrimiento, buscamos el bienestar, incluso el placer y el “confort” . Navegamos en la Internet, chateamos, posteamos, comentamos fotos que nos gustan… Nos entretenemos yendo al cine, o viendo películas en DVD… Las noticias que más interesan son las que tienen que ver con Fútbol, especialmente si nuestros equipos son Champions, los chismes de los famosos, las infidelidades o metidas de patas de los políticos, de los artistas, de los ricos… Mantenemos un paralelismo entre nuestra vida real y nuestra vida virtual, muchas veces la segunda a costa de la primera. A pocos jóvenes interesan la política, la ecología y el futuro… Son muchos y muy caros los nuevos arte-factos hechos para mantenernos online… Sabemos más de descargar música y películas que de cantar, componer, crear…

Somos jóvenes, es un hecho. Somos el presente y futuro del mundo, o por lo menos de lo que queda de él. Quieren echarle la culpa a Dios sobre el fin del mundo y somos nosotros los que contaminamos, destruimos, matamos, extinguimos… Todo lo que “vio Dios que era bueno” lo estamos dejando peor que la palabra.  Y ya no nos preguntamos ¿qué es el hombre para que te acuerdes de él? (Salmo 8).

Al parecer, ya  no nos importa mucho el hombre. Hemos instrumentalizado al ser humano y lo hemos cosificado. Es en cuanto tiene, o en cuanto produce… peor aún, es en cuanto “debe” algo… Si no tiene, no produce y no debe… no existe. Muchos nacen obreros y mueren laborando. Otros nacen pobres y no mueren porque no existen… en fin, unos siguen siendo ricos y los gobiernos los benefician hasta la muerte… otros miles de pobres… ah, pobrecitos, que Dios los ampare… Bueno, algunos gobiernos por votos o por querer ayudar de verdad les dan algún tipo de asistencia para que sobrevivan…

Somos hasta cierto grado indolentes. Ya no nos interesan aquellos problemas que afectan a las mayorías pobres, víctimas de la guerra, la injusticia y el desamor. Son pocos los que por lo menos se indignan. Interesante es el movimiento 15M de España y más allá… por lo menos, INDIGNARSE. Ya es un primer paso para el cambio.

¿Por qué no buscar alternativas a lo que hoy se nos impone y nos coarta la libertad? ¿Por qué no buscamos otras directrices para decir lo que es la Verdad, la Libertad y el Bien? ¿Por qué no reinventar la estructura social, otro orden social? ¿Por qué no globalizar el verdadero Amor y la verdadera justicia social? ¿Por qué no dejamos de echarle la culpa a Dios de todo lo malo que pasa?…

Es tiempo de sentar las bases para un verdadero diálogo mundial y es tiempo de reescribir la historia con un final feliz o cuanto menos, esperanzador.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s