Erich Fromm, entre la libertad y el ser

Perteneciente a la escuela de Frankfurt, Erich Fromm nos acerca a una reflexión profunda acerca de los problemas fundamentales del hombre: la libertad y el ser. Estamos en un mundo globalizado en donde el ser humano va dejando de ser persona y se va deshumanizando.

Erich Fromm nos habla de la libertad y la responsabilidad, encontrando de fondo, que no podemos cargar con el peso de la libertad y por ello, siempre decimos “sí”,  por miedo a tomar nuestras propias decisiones. Plantea que la desobediencia (razonada, diría yo) o el decir “no”, ha traído grandes y buenos cambios a la humanidad. Muchas cosas buenas surgieron de un momento de negación, y por ende de superación de lo establecido.  Visto desde este punto, Fromm rompe con la idea de que la desobediencia sea un vicio y contraria a la obediencia como virtud. Desobedecer no siempre es malo, Fromm encuentra que la evolución de la humanidad de ha venido gestando poco a poco con claras desobediencias al orden establecido.

Tener o ser, son dos modalidades del existir. Fromm plantea que en la actualidad (o desde hace algunos años) el hombre a puesto la esencia de su ser en el tener. Es en cuanto tiene, si no tiene no es. “Si uno no tiene nada, no es nada”. Este es en realidad un grave problema, puesto que una pequeña parte de la población tiene mucho, o sea es mucho, y  muchísima más gente no tiene nada, entonces no sería nada. Pero esto es una locura. No somos porque tengamos, ni teniendo somos más. Esa es una idea que los medios de comunicación y promotores del consumismo han lanzado. Cosificando a las personas y tratándolas  como mercancía. Ciertamente las ideas  de Fromm son válidas.

Las características fundamentales de la modalidad del ser son: la independencia, la libertad y la razón crítica. Por consiguiente ser significa estar activos, manifestando lo que somos, lo que creemos, pensamos, deseamos, amamos. La actividad será tanto ad intra como ad extra de cada persona. No hay cosa más difícil que  el ser personas libres, independientes y críticos. Correr el riesgo de tomar nuestras propias decisiones y asumir la responsabilidad que eso conlleva serán los problemas a vencer.

En conclusión: La visión que tiene Erich Fromm del ser humano es una clara idea de contradicción frente a los valores de consumismo y superficialidad que mueven el mercado. Así como la inclinación hacia la libertad y responsabilidad personal para ser personas en plenitud. Cada individuo tiene el destino de su vida en sus propias manos, obviamente, tiene que aceptar el reto de asumir las consecuencias de sus propias decisiones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s