¿Qué es lo que quieren los de arriba?…

Nuestros pueblos están atribulados por todas las  cosa que vienen acarreando desde hace mucho tiempo. Sin embargo, en más de una ocasión el pueblo se ha levantado para frenar la arrogancia de aquellos que se creen dueños de nuestros países.

Desde el norte al sur, desde el este al oeste, se fueron enfrentando al terrible mal de los dictadores. Mucha sangre se derramó para hacer posible que lo que se pensaba un sueño llegase a ser realidad. ¿Cuándo ha costado ir consolidando la paz, la democracia, la estabilidad social que necesitan los pueblos para ir adelante?

Sabiendo que nuestras democracias andan en pañales no podemos aceptar dar un paso atrás. Lo que está aconteciendo en la hermana República de Honduras es un golpe bajo.  Aquí no se trata de defender a un hombre, en este caso Mel Zelaya, sea lo que sea lo que haya hecho, se trata de algo más trascendental. Se trata de las conquistas alcanzadas por los pueblos de América Latina.

Se trata de la sangre de los héroes y  mártires que hicieron fecundas las esperanzas de nuestro pueblo. No es una cuestión de un hombre, de un país, se trada de las victorias de nuestra gran patria de América Latina. No podemos defender la “DEMOCRACIA” con un estilo DICTATORIAL. No podemos defender la LIBERTAD DE LOS PUEBLOS mandando toques de queda y privando a la población de un libre acceso a la información. No es desterrando a los ciudadanos que se atreven a soñar con un sistema más equitativo. Que tome en cuenta a los más pobres y necesitados.

Si el depuesto presidente se equivocó que tenga derecho a una justa defensa. No es reprimiento al pueblo con los militares que se alcanzará la paz. No es amenazando con derramamientos de sangre que llegaremos a un acuerdo. No hay razón para derremar la sangre de nadie más. Lo único que es evidente en las políticas de “gobierno de facto” es su falta de deseo de alcanzar el diálogo  y la paz.

Le temen al pueblo por eso lo amenazan y lo reprimen. Hacerle caso a tal gobierno es darle una bofetada  a la lucha y memoria de todos nuestros hermanos que dieron su vida por que  no volvieran los dictadores a poner un pie en nuestros países. El pueblo los pone, que el pueblo los quite. Pero no unos prepotentes, ricos y poderosos que “hablan” en nombre del pueblo pobre y sufriente pero que nunca han estado del lado de ellos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s